miércoles, 25 de abril de 2007

Día X Melide-Santiago

Hola, hoy miércoles, después de haber llegado ayer martes a casa, escribo la penúltima crónica de mi viaje (jamás se debe decir la última). Después de haber terminado el domingo en Melide, decidí recuperarme anímica y físicamente en Ezequiel, con un buen pulpo, patatas, ribeiro, café de puchero y unas ciertas dosis de orujo. Paseo, reflexión y destino a la litera del albergue (por cierto, creo que es el que menos condiciones reúne de limpieza y habitabilidad de todo el camino, en los que he estado). Me levanto a las 7 de la mañana, empiezo a recoger todas las cosas, a rehacer nuevamente las alforjas. Salgo de Melide a 7.45 con el fresco de la mañana. El paisaje es espectacular, mucha vegetación, árboles, la tierra respira agua por todos sus poros. A poco de salir de Melide, me encuentro con un río, el cual tengo que cruzar por encima de unas piedras, con alguna dificultad que otra. El camino se endurece, el perfil es clónico, se repite constantemente, cortas y fuertes subidas con bajadas muy pronunciadas, en las cuales la bici parece lanzarse al vacío. Por esta zona me encuentro con muchos peregrinos, hablo con ellos, se ve en sus caras la proximidad de Santiago, la mayoría van a hacer parada en Arca, para culminar su viaje el día siguiente. Sigo disfrutando el día, pero en mi mente ya sólo está Santiago. En Arzúa paró a desayunar, 37 km. me separan. Continuo hacia adelante, el sol me acompaña. Tengo que incidir en la dureza de esta etapa, solamente suavizada por la belleza del entorno y por saber que al día siguiente tendré la satisfacción de haber concluido este viaje por la Via Láctea. Después de fuertes subidas (Pedrouzo) me aproximo a Santiago. Subida y veo un cartel de 11 km., paso cerca del aeropuerto, buscando el Monte do Gozo, paso un pequeño cementerio, una fuente, presiento que está cerca. Llegado a la televisión de Galizia coincido con un peregrino que ha hecho el camino primitivo, me bajo de la bici y continuo el camino con él, andando, hablando, compartiendo. Por fin, la última cuesta y el Monte. Un matrimonio de León, con su hija, me aplauden y me invitan a comer con ellos. Qué alegría, no hay palabras. Después de unas fotos y el pertinente sello, continuo hacia la catedral, disfrutando el momento, la entrada por las calles, mirando a la gente. La plaza del Obradoiro (hacía ya 18 años que no volvía a Galicia, por circunstancias personales), me parece que está igual que siempre, preciosa, majestuosa, mirando al cielo. Busco la oficina del peregrino, facturo la bici, recojo el Códice Sagrado y me dispongo a disfrutar. Al bajar me encuentro con dos italianos que conocí hace días y que dejé en Castrojeriz: alegría, abrazos, satisfacción en nuestras caras. Ellos continuarían hasta Fisterra el día siguiente. Espero que alcancen su objetivo, son buena gente. Después, dos jarras de cerveza elevan todavía más mi estado de ánimo, el ambiente en Santiago es extraordinario, ¡y es lunes! Preparo el vuelo para el día siguiente, me instalo en el hotel Universal y, después, me lanzo a pasear por Santiago, sin prisas, respirando profundamente el aroma de sus calles, de sus gentes. Parada técnica en el Bar Charra, pulpo y empanada, regados con ribeiro, café y orujo. La noche se va a apoderando de sus calles, me siento en la Plaza del Obradoiro a mirar, a pensar, a sentir. Las lágrimas afloran en mis ojos, he llegado. Este momento es irrepetible, no se puede describir con palabras. Solamente personas como vosotros pueden entender lo que os quiero decir. Muchas gracias amigos por todo, por vuestra ayuda, por vuestras palabras de ánimo, por estar ahí. Jamás os lo podré agradecer tanto.

Ultreia y suseia

Salud

7 comentarios:

ricardo dijo...

Amigo Atleta: intenté mandarte un mensaje de ánimo en la anterior etapa pero no me fue posible (cosas de la tecnología) Tras haber leído este último comentario de etapa, creo que ya no era necesario. Tu mismo te has contestado y has experimentado que, cuando una llega y deja fluir todos los sentimientos personales que afloran sin avergonzarse, todo el esfuerzo, sacrificio ypenurias que se hayan pasado realizando el camino quedan justificadas, e incluso los malos momentos grabados en la mente, quedan suavizados por el encuentro final.
Pero, compañero!..no te equivoques...esto no es el fin de tu camino....sólo ha sido el comienzo hacia otros nuevos caminos....de la vida o nuevam,ente hacia Santiago.
Que en todos ellos sigamos experimentando todos esos gloriosos sentimientos y los compartamos.
ULTREIA ET SUSEIA

KiliKolo dijo...

Enhorabuena amigo. ¡Lo has conseguido!
No te puedes hacer idea de lo que me alegra tú crónica de hoy. Especialmente tus palabras de satisfacción por lo logrado.
No ha sido fácil, eso ya lo sabias, pero ahi esta, tienes algo imborrable, de mucho valor personal que estoy seguro te ha enriquecido como persona. Tan solo creo yo que merece la pena, por los momentos en los que uno puede pensar y reflexionar sobre todo lo que nos rodea.
Ahora las bienaventuranzas cobran un especial sentido y seguro que todas tienen un especial sentido para ti.

Bienaventurado eres, peregrino, si descubres que el camino te abre los ojos a lo que no se ve.
Bienaventurado eres, peregrino, si lo que más te preocupa no es llegar, sino llegar con los otros.
Bienaventurado eres, peregrino, cuando contemplas el camino y lo descubres lleno de nombres y de amaneceres.
Bienaventurado eres, peregrino, porque has descubierto que el auténtico camino comienza cuando se acaba.
Bienaventurado eres, peregrino, si tu mochila se va vaciando de cosas y tu corazón no sabe dónde colgar tantas emociones.
Bienaventurado eres, peregrino, si descubres que un paso atrás para ayudar a otro vale más que cien hacia delante sin mirar a tu lado.
Bienaventurado eres, peregrino, cuando te faltan palabras para agradecer todo lo que te sorprende en cada recodo del camino.
Bienaventurado eres, peregrino, si buscas la verdad y haces de tu camino una vida y de tu vida un camino, en busca de quien es el Camino, la Verdad y la Vida.
Bienaventurado eres, peregrino, si en el camino te encuentras contigo mismo y te regalas un tiempo sin prisas para no descuidar la imagen de tu corazón.
Bienaventurado eres, peregrino, si descubres que el camino tiene mucho de silencio; y el silencio, de oración; y la oración, de encuentro con el Padre que te espera.

Un abrazo muy fuerte.
Gabriel

calan dijo...

Enhorabuena Atleta!!!!

Como ves toda crisis anterior, acaecida en algún momento del camino, se supera y queda en el olvido con la llegada a la majestuosa Plaza Mayor de Santiago, contemplando la fachada del Obradoiro al frente, donde el Apostol, desde su atalaya allá en lo alto, te observa y parece que te da su bendición.

Detrás el Palacio de Rajoy, a la derecha Fonseca y a nuestra siniestra el antiguo Hospital de Peregrinos, el Hostal de los Reyes Católicos.

Pero ante tanta majestuosidad, estás tú sólo, no ves a nadie, no oyes nada, sí, sólo ante nuestro amigo y benefactor Santiago, que te sigue observando desde alla arriba complacido por verte llegar a su lado, después de todas sus pruebas.

Saludos, Atleta

Ignacio, el forero calan

ariscal dijo...

Estimado bicigrino:
Me has emocionado con esta última etapa, me he visto en la plaza de Obradoiro, sientiendo lo que has relatado, y fijate, a mí me quedan sólo 4 meses para empezar mi vía de la plata.
ultreia et suseia

bicigrino dijo...

Enhorabuena amigo.....

Gracias por brindarnos tu aventura, gracias por compartirla con nosotros y gracias por hacernos revivir esa maravillosa experiencia.

Descansa junto a tu familia y ahora saborea el placer del triunfo y del reto conseguido.

Como ya se ha dicho, tu camino no ha hecho otra cosa que comenzar.....ahora comienzas otro camino en la vida o en la bicicleta.....o en las dos cosas que te hará ver las vida de otra manera......

Ya eres bicigrino !!!!!!!, oficial.....te esperamos por el foro.

Cipriano dijo...

Enhorabuena y bienvenido al club de los que se superan día a día y se sobreponen a los desafíos. Lo de las lágrimas ante la Catedral nos pasa a todos los que hacemos este Camino diferente.
Un abrazo
Cipriano

marcospg dijo...

Enhorabuena compañero!!! Espero ver esas fotos contigo muy pronto y revivir todos esos momentos!

Un abrazo!!!

PD: Cuando empezamos a preparar el siguiente?