lunes, 9 de abril de 2007

los dedos de una mano

Hola amigos. Es lunes, pero no es un lunes cualquiera. Principio de semana, pero no es una semana cualquiera. El día de la partida se acerca, lentamente, pero se acerca. Parecía mentira que llegara, han sido muchos días con la mirada puesta en el Camino, imaginando como sería, leyendo vuestros comentarios, preparando todos los elementos, con la ilusión por bandera. En estos momentos se mezclan sentimientos contradictorios: por un lado están las ganas de afrontar el viaje, comenzar a pedalear; por otro, siento un poco de pesar por tener que dejar unos días de ver a mi mujer y a mi hija. ¿Os ha pasado a vosotros? Según se acerca el día noto como crece más en mi, como mi hija elude hablar de ello, como si en realidad no quisiera que yo me fuera. No se como expresaros lo que siento, la despedida intentaré que sea lo más furtivamente posible, que cuando se despierten por la mañana piensen que solamente ya me queda un día menos para volver.
El sábado estuve preparando las alforjas, revisando todo. Hay algunas cositas que he tachado de la lista a última hora porque creo que puedo prescindir de ellas. Solamente me queda coger una piedra para dejarla en la Cruz de Ferro (será una piedra especial, de un sitio muy especial para mi), una libreta, un boli y unos protectores para los pies para la ducha. He montado las alforjas en la bici, he colocado el saco en su sitio, entre las alforjas y el sillín. El miércoles pasado fui a recoger la bici, me han hecho una revisión de todo. Ya no me queda nada que mirar, solamente comenzar. ¿Dudas? muchas. Alguna molestia muscular existe, no se si me permitirá llegar, pero no puedo dar marcha atrás. ¿Sabéis? Yo creo que es bastante más agotador mentalmente que físicamente el marcarte objetivos con fecha. Mentalmente, la mente siempre en funcionamiento. Cuando queda mucho tiempo porque hay que entrenar duro. Cuando queda poco, por el temor a que cualquier imprevisto tire por tierra todos tus sueños. Es un desgaste fuerte, muy fuerte. Por eso, a pesar de las molestias, voy a tirar para adelante, hasta donde me lleven mis piernas, y, por supuesto, mi bici. ¿La meteorología? que puedo hacer con respecto a este tema. Nada, muy poco. Como decía un amigo "Con estos bueyes tenemos que arar", así que no queda más que aceptar lo que venga. Intentaremos elevar nuestras plegarias a todos los dioses que forman la naturaleza en forma de lluvia, viento, sol, granizo, para que sean me sean favorables y no me castiguen en demasía. Por cierto, vaya peazo aventura que se han marcado para el resto de su vida nuestros amigo Marcos, Javibaiz y Roberbolo. Un abrazo fuerte para los tres.
Los dedos de una mano son cinco, hoy empiezo a restar uno, la marcha atrás ha empezado, el Camino me espera y no puedo faltar a la cita, una cita profana y sagrada a la vez. Una cita con la naturaleza, con las personas (en estado puro) y con mi interior. Una cita que me permita ser mejor de lo que soy.
salud amigos

4 comentarios:

KiliKolo dijo...

Todo llega y el momento de la partida se acerca. Pienso que las dudas y temores son lógicos ante la incertidumbre de nuestra aventura, pero superables con la mejor cualidad del género humano, la inteligencia. Amigo "Leonardo" tranquilo que de esta cualidad tienes una excelente preparación y superarás todas y cada una de tus dudas que enumeras.
La despedida es tal vez lo más dificil, pero reconforta el hecho de que solo pensar que no estarás al lado de los tuyos, ya valores su ausencia y no necesites estar fisicamente lejos de ellos para precatarte de ello.
Miralo por el lado positivo, de que la distancia acerca y cuando vuelvas enriquecido por tu peregrinaje tendras la capacidad de ver alguna de las pequeñas cosas que hasta ahora no habias visto, ya sabes que ..... "Bienaventurado eres, peregrino, si descubres que el camino te abre los ojos a lo que no se ve".

E ultreya e suseya, Deus aia nos

SALUD Y LARGA VIDA

ariscal dijo...

Estimado bicigrino, los mejores deseos para tu peregrino-aventura. Estos deseando comenzar mi camino, y todavía me quedan 4 meses y medio. Me imagino los nervios y los miedos, y también la añoranza por tu familia. Muchas salud y que Santiago te ayude.
un abrazo

KiliKolo dijo...

Amigo Atleta, es inminente tu partida al camino y por tanto el momento de pronunciar la Bendiciones del pegregrino que desde tiempos inmemoriales quedaron grabadas en el Codex Calixtinus del siglo XII ( L.I, cap.17) y que recibían los peregrinos al partir, adaptadas en este caso con todo el respeto a nuestra forma de peregrinar.

"En nombre de nuestro Señor Jesucristo, recibe este maillot y culotte hábito de tu peregrinación, para que castigado y enmendado te apresures en llegar a los pies de Santiago, a donde ansías llegar, y para que después de haber hecho el viaje, vuelvas al lado nuestro con gozo, con la ayuda de Dios, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amen."

"Recibe esta bicicleta que sea como sustento de la marcha y del trabajo, para el camino de tu peregrinación, para que puedas vencer las catervas del enemigo y llegar seguro a los pies de Santiago, y después de hecho el viaje, volver junto a nos con alegría, con la anuencia del mismo Dios, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amen."

E ultreya e suseya, Deus aia nos

SALUD Y LARGA VIDA

marcospg dijo...

Hola compañero...

Me alegro de haber tenido la oportunidad de rodar unos poquitos kilómetros contigo en la preparación de nuestro sueño... yo ya he tenido oportunidad de hacerlo realidad y tu estás muy cerca!!!

Ante todo tranquilidad... incluso en unas de las peores condiciones posibles y con la escasa preparación física que tenía yo comparado contigo... el camino se hace sin ningún problema!!!

Se que es fácil decirlo a posteriori, pero es la realidad final... y lo mejor del camino es que el aspecto físico pasa totalmente a un segundo plano... y lo que recordarás son las sensaciones, sentimientos y relación con los demás y contigo mismo.

Mucho ánimo y seguiré atento a tu aventura... será la forma más parecida a revivir mi aventura!

A tu vuelta quedaremos un día para hablar largo y tendido y contarnos todas nuestras experiencias!

Un abrazo y como siempre...

Ultreia e Suseia!